miércoles, 27 de junio de 2018

Bullas participa en el proyecto 'La Educación global empieza en tu pueblo'


El Ayuntamiento de Bullas participó el pasado mes en unas jornadas celebradas en Cehegín para conocer más sobre el proyecto europeo ‘La educación global empieza en tu pueblo’. El Concejal de Medio Ambiente, Juan Valera, un técnico de la Oficina de Gestión Juvenil, dos representantes de la empresa Naturaventura El Romero y un representante de la Asociación Aquabul asistieron a estar jornadas de formación.

  La iniciativa, que ha sido financiada por el programa Europe Aid de la Comisión Europea y en el que están involucradas 30 localidades de distintos países europeos, está siendo promovida por la Comunidad Autónoma, la Asociación Cazalla Intercultural y, aquí, en la Comarca del Noroeste por 'Casa Europa'.


   
El proyecto nace para que jóvenes de entre 14 y 30 años, sean conscientes y fomenten su compromiso en los problemas del desarrollo global, adopten medidas para poner fin a la pobreza, proteger el planeta y garantizar la paz y prosperidad en el mundo. Siendo estos los principales objetivos: ciudades sostenibles, consumo responsable e igualdad. 

    Durante las jornadas, se realizaron charlas y talleres para planificar y llevar a cabo el trabajo entre las localidades de Bullas, Cehegín y Calaparra, de forma conjunta, que desarrollarán entre septiembre y octubre con la temática del proyecto en el que emplearán metodologías basadas en principios de educación no formal y centradas en los participantes, orientadas al diálogo y las prácticas. Además, en noviembre se realizará una acción que englobará a más de 100 personas en estos municipios. 

Bullas continúa con la publicación de cartelería informativa para que los jóvenes que están interesados puedan inscribirse en el proyecto y puedan tener la oportunidad de participar en los talleres así como viajes o escuelas de verano o invierno.





  • Título: Global education goes local (Educación global empieza en tu pueblo)
  • Financia: Europe Aid
  • Fechas del proyecto: Noviembre 2017 – Octubre 2020
  • Duración: 3 años
  • Lugar de celebración: 5 pequeñas localidades de Murcia

Más información: https://goo.gl/yZpjgN


martes, 26 de junio de 2018

La acidez del océano aumenta: ¿qué significa?

Debido a las emisiones de carbono, el océano está cambiando, lo que pone en riesgo a un sinfín de organismos marinos. Estos son los científicos a la vanguardia de la investigación.

Grace Saba recupera el equilibrio en la popa de un barco que se mece lentamente mientras su tripulación y ella dejan caer un torpedo amarillo de 1,8 metros al mar. Vitorean cuando el dispositivo sale a la superficie, enciende su señal electrónica y empieza un viaje de tres semanas por la costa de Nueva Jersey.

«Hemos tardado siete años en hacer esto», afirmó Saba, que lleva trabajando en el experimento desde 2011. «Soy tan feliz que creo que voy a llorar».

Saba es profesora adjunta de ecología marina en la Universidad de Rutgers, donde estudia cómo los peces, las almejas y otras criaturas reaccionan ante el aumento de los niveles de acidez del océano. La acidificación es una consecuencia del cambio climático; un experimento lento pero exorable en el que las emisiones de dióxido de carbono industriales a la atmósfera se absorben y a continuación sufren reacciones químicas en el mar. El aumento de la acidez del océano ya ha blanqueado los arrecifes de coral de Florida y matado a las valiosas ostras del Pacífico noroeste.

Ahora, científicos como Saba quieren saber qué les ocurrirá a los animales que viven en el noroeste de los Estados Unidos, región que alberga peces de gran importancia comercial, caladeros salvajes de almeja americana, vieiras y almejas blancas que no pueden salir de las aguas cada vez más ácidas.

«Están atrapadas allí», afirmó Saba.

El instrumento parecido a un torpedo es en realidad un dron subacuático, conocido como planeador Slocum, que transporta un sensor de acidez oceánica. Esta es la primera ocasión en la que los oceanógrafos han unido ambas tecnologías —un planeador y un sensor de pH— para hacerse una idea de los cambios en curso en los caladeros de gran importancia comercial de los Estados Unidos nororientales.

El planeador viajará 209 kilómetros desde Atlantic City hasta el límite de la plataforma continental sumergida, y volverá. Completará una serie de inmersiones al fondo del océano, tomando muestras de la temperatura, salinidad y pH del agua mientras navega. El planeador aportará datos sobre la composición química cambiante del agua, más rápidamente que las pruebas llevadas a cabo cada cuatro años en buques oceanográficos.
El aumento de la acidez

Saba y Liza Wright-Fairbanks, graduada de Rutgers, esperan comparar las mediciones de pH oceánico con las de las zonas donde desovan los peces costeros. Las larvas y los peces en fase de desarrollo son los organismos más vulnerables al aumento de la acidez.

«No tenemos mucha información sobre el pH en toda la columna de agua, sobre todo en la Costa Este y en los caladeros comerciales de aquí», afirmó Wright-Fairbanks. «Dan mucho dinero al país, pero si los moluscos no pueden sobrevivir, tampoco podrán los pescadores».

Según los científicos, el nivel de pH de los mares del mundo ya ha descendido, de media, de 8,2 a 8,1 en la escala de pH (los números más bajos implican mayor acidez). Es un descenso de un 26 por ciento durante el siglo pasado (ya que la escala del pH es logarítmica). Pero conforme el océano absorbe más emisiones industriales de dióxido de carbono, se espera que su pH alcance las 7,7 unidades de pH para finales de siglo, según Aleck Wang, profesor de química marina en la Woods Hole Oceanographic Institution.

El resultado es que, para 2100, «vamos a empezar a ver cómo se disuelven las conchas de carbonato cálcico», afirmó Wang. «No queda tanto tiempo». Si matan a estos organismos con concha fundamentales como los corales, las ostras y muchas especies de plancton, las aguas ácidas podrían cambiar drásticamente la cadena trófica oceánica.

Los pescadores del golfo de Maine ya están observando cambios estacionales en la acidez del océano que algún día podrían amenazar una industria de marisqueo por valor de más de 518 millones de euros para la economía de Maine. Más al sur, en la región del Atlántico Medio, a los marisqueros también les preocupa su futuro.

«Todos tratamos de averiguar el camino correcto a seguir», afirmó A.J. Erskine, dueño de un criadero de ostras comercial en el río Potomac, Virginia. «No sé si existe una solución, pero cuantos más datos tengamos, más sabremos. Si no conocemos el pH, ¿cómo podremos abordar este problema?».

Erskine forma parte de un grupo de pescadores, científicos y gestores pesqueros estatales conocido como Mid-Atlantic Coastal Acidification Network que presiona para que se investigue y se preste más atención a este problema. Recientemente, científicos de la Universidad de Delaware y de la NOAA desplegaron la primera boya permanente que medirá los niveles de dióxido de carbono en la bahía de Chesapeake, el mayor estuario del este de los Estados Unidos. La boya amarrada ayudará a los investigadores a averiguar si la bahía puede soportar más CO2 de la atmósfera al mismo tiempo que se enfrenta a la contaminación antropogénica procedente de las granjas y fábricas circundantes.

En otro intento de estudiar la acidificación, investigadores de la NOAA han lanzado en superficie drones a vela de 7 metros de largo en el Pacífico y el Ártico para recopilar datos de viento, temperatura y acidez. Esperan poder usar los drones a vela móviles para remplazar las envejecidas boyas en superficie que están ancladas al lecho marino.
Mientras algunos científicos tratan de desarrollar corales que sean más resistentes a las aguas ácidas, Erskine dice que una posible solución podría consistir en encontrar ostras, almejas y otros peces que también sean resistentes.

«Para hacerlo, habría que manipular los tanques en los criaderos», afirmó Erskine. Claro que eso solo funciona en especies de acuicultura. «Es más difícil si hablamos de la bahía de Chesapeake o el golfo de Maine».
Apuestas de futuro

De vuelta en el barco, Saba, Wright-Fairbanks y el profesor investigador de Rugers Travis Miles pasan la mañana en el mar probando el planeador Slocum. Quieren asegurarse de que su instrumental funcione a la perfección antes de ponerlo en piloto automático y encomendarle su misión medioambiental. Por turnos, cada uno tira por la borda una botella gris de plástico para muestras atada a una cuerda, dispositivo conocido como CTD (Conductivity Temperature Depth). Estas mediciones a la antigua de la calidad del agua se comparan con las lecturas del sensor del planeador.

Tras haber desplegado el planeador, el barco tripulado de 14 metros regresa a un puerto cerca del casino Golden Nugget en Atlantic City. Wright-Fairbanks acaba de empezar su doctorado en Rutgers y este experimento sobre la acidez del océano se incluirá en sus estudios de tesis durante los próximos años.

Recuerda cómo le picó el bichito de la ciencia estando todavía en el colegio. Durante un campamento de ciencias en verano en las Bahamas, Wright-Fairbanks llevó a cabo un experimento que consistía en dar a unos peces la opción de nadar en un tanque con agua ácida o nadar en otro con un tiburón hambriento.

«La mayoría optaba por el tiburón», afirmó Wright-Fairbanks.

Para estos científicos, está claro que los océanos del mundo están cambiando debido al aumento de las temperaturas y de la acidez. Su trabajo podría ayudar a responder a las preguntas de qué especies sobrevivirán, cuáles migrarán a otros hábitats más adecuados y cuáles acabarán siendo un recuerdo distante.

FUENTE: https://goo.gl/dU7WnD

viernes, 22 de junio de 2018

Bullas es el primer municipio murciano de menos de 70.000 habitantes en redactar un Plan de Movilidad Urbana Sostenible

Esta semana la Alcaldesa de Bullas, María Dolores Muñoz, ha rubricado con su firma el contrato para seis meses con la empresa Ecoproyecta, encargada de crear un Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS) para el municipio.

  Esta empresa trabajará conjuntamente con el Grupo de Estudios y Alternativas 21 (Gea21) en la elaboración de dicho Plan para organizar de manera eficiente los distintos modos de transporte que se generan dentro de la localidad, fomentando aquellos más respetuosos con el medio ambiente (a pie, en bici, transporte público) y racionalizando el uso del transporte motorizado, especialmente el del coche.

  El PMUS, que asciende a un presupuesto superior a los 18.500 euros, será elaborado codo con codo con la ciudadanía, mediante un cuidado proceso de participación, que como fin último busca cumplir con los compromisos adquiridos por la Unión Europea y el Estado español en el Protocolo de Kioto para luchar contra el Cambio Climático.



  En este sentido, la primera Edil invita "a los bulleros y bulleras participar desde su inicio en la redacción de este documento transversal aportando sus visiones y experiencia" añadiendo que "el objetivo principal es planificar una movilidad más eficiente y hacer de Bullas un pueblo más atractivo para vivir y hacer turismo y, en definitiva, con una mayor calidad de vida".

  De esta manera, el Ayuntamiento de Bullas se convierte en el cuarto de la Región, tras los ayuntamientos de Murcia, Molina de Segura y Lorca, en abordar un Plan de estas características. 

  Además, la futura aprobación del PMUS en el Pleno permitirá al municipio optar a "subvenciones a proyectos singulares de entidades locales que favorezcan el paso a una economía baja en carbono, en el marco del Programa Operativo FEDER de crecimiento sostenible 2014-2020" designadas por el IDAE, Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía, señalan desde el Consistorio bullero.

miércoles, 13 de junio de 2018

¿Todavía dudas del cambio climático?

Las pruebas de que la Tierra ha entrado en una nueva Era, el 'Antropoceno', a causa de la actividad humana son "abrumadoras", según la comunidad científica. Te mostramos sus efectos más nocivos en cinco claves.

Entra en la Web: RTVE

jueves, 31 de mayo de 2018

Por un futuro con menos impacto medioambiental

Hay empresas que ya están desarrollando políticas medioambientales para proteger a los ciudadanos.


Dos de los principales gases contaminantes que propician el calentamiento global son el NOx (óxido de nitrógeno) y el CO2 (dióxido de carbono). Los ciudadanos perciben las consecuencias de este impacto medioambiental muy de cerca, con restricciones en la circulación de vehículos en ciudades como Madrid o Barcelona o la frecuencia de sequías y lluvias torrenciales asociadas al cambio climático. No solo los ciudadanos son los que están concienciándose con estas iniciativas, las empresas también lo están haciendo.


Por ello, empresas como Correos lleva años trabajando en disminuir su impacto en el entorno en el que desarrolla su actividad y prestar el servicio de manera respetuosa con el medio ambiente. Por este motivo, están llevando a cabo medidas de eficiencia energética y cuentan con la colaboración e implicación de todos los empleados para disminuir los consumos, realizan los procesos de manera eficiente y apoyarse en las nuevas tecnologías. Miden y controlan sus emisiones de gases de efecto invernadero y ofertan a los clientes productos que contribuyen a limitar el impacto en el medio ambiente.

La compañía postal y de paquetería, se encuentra ante un gran reto medioambiental, por ello, ha ido aumentando progresivamente su flota de vehículos eléctricos, ha probado nuevos combustibles como alternativas al diésel, ha optimizado las rutas reduciendo los kilómetros a recorrer.

En la transición hacia un transporte más sostenible, hay que reconocer que el recorrido que menor impacto genera, es el que no se realiza. Pero compañías como Correos, que trabajan de ello, buscan otras alternativas en su compromiso con el medio ambiente para que su transporte genere el mínimo impacto.

Los kilómetros que cada día hacen los carteros a pie son unas de las medidas que ayuda a frenar el impacto, sumado a la introducción de nuevas tecnologías de transporte alternativas y cursos de conducción eficiente y segura.

Este año, y coincidiendo con la semana europea de la movilidad, ha lanzado una encuesta de hábitos de transporte y ha promovido el uso del vehículo compartido. Además, para el 2018 también tiene previsto avanzar en la optimización de las rutas de reparto con sistemas de información geográfica que posibilitan acortar distancias planificándolas.

La hoja de ruta de la compañía tiende hacia un modelo de movilidad que sea sostenible en el tiempo, es decir, económicamente viable, respetuoso con el ambiente y vigilante de los cambios para mejorar la calidad del aire, evitar el impacto del calentamiento global y, por último, sin olvidar la actividad económica de la empresa, garantizar la adecuada prestación de los servicios postales y de paquetería en los escenarios de restricción a los que se enfrentan.



+ Info: La Opinion de Murcia.

Más energía para más gente con menos emisiones

En los próximos años, la oferta energética mundial seguirá siendo dominada por los combustibles fósiles, aunque se prevé más eficiente y sostenible.

La población se está multiplicando a un ritmo sin precedentes. Gigantes como China e India lideran ya un sólido crecimiento de las clases medias y del PIB mundial, lo que tendrá un importante efecto en la demanda de energía a nivel mundial y redibujará el mapa energético. La clave para un futuro sostenible es dar respuesta a esta necesidad y conseguir el equilibrio entre la reducción de las emisiones de dióxido de carbono y el fomento del crecimiento económico. ¿Es posible?


El informe Cepsa Energy Outllok 2030 analiza el impacto que la búsqueda de este equilibrio tendrá en la energía, especialmente a la luz del acuerdo de París sobre el cambio climático (COP21). Aunque las previsiones de la compañía apuntan a que "los compromisos del acuerdo no serán suficientes para mantener el calentamiento global muy por debajo de 2? C sobre los niveles preindustriales" para 2030, como acordaron las naciones involucradas, en los próximos años sí se vislumbran unas tendencias sin vuelta atrás que transformarán el sistema energético mundial.
Tecnología = consumo energético inteligente


Las nuevas tecnologías como el Big Data o el Internet de las Cosas acelerarán el cambio a través de nuevas formas de ahorrar energía, aumentar la productividad e incluso revolucionar la manera de hacer negocios. Los avances tecnológicos mejorarán la eficiencia, anticiparán las necesidades de los consumidores y les permitirán interactuar con sus proveedores.
Más electricidad y menos emisiones en la carretera
Según Cepsa, para 2030, la flota de vehículos de pasajeros será un 25- 30% más eficiente de lo que es hoy en día. Aunque los vehículos eléctricos ganarán terreno -serán más económicos y competitivos -, la flota a nivel mundial seguirá siendo abastecida mayoritariamente por combustibles fósiles.

Debido a la tecnología, los motores de combustión interna serán más eficientes lo que hará que la demanda de combustibles de uso en carretera disminuya en 1,7 millones de toneladas en los próximos años. En España, la compañía apunta que los motores de com bustión supondrán el 96% del parque móvil, imponiéndose la
gasolina frente al diésel, cuyas matriculaciones bajarán en 13 años del 61% al 15%.

A la proliferación de coches eléctricos y vehículos autónomos, Cepsa suma la vía de la movilidad compartida como solución al desafío energético. Esto será muy visible en lo que llaman ciudades entrópicas, como Nueva Delhi, Bogotá o Río de Janeiro. Este modelo de ciudad, con bajos ingresos y alta densidad, que concentran el 55% de la población urbana mundial, aceptará ampliamente esta alternativa. Otras ciudades como Londres, Nueva York, Madrid y Tokio (ciudades heredadas), también lo aceptarán progresivamente, frente a otras como Abu Dabi, Johannesburgo o Los Ángeles que por la magnitud de las distancias y la baja densidad de población, seguirán optando más por el automóvil privado.

Energías renovables vs. petróleo y gas natural


Los productos del petróleo seguirán liderando el mix energético, tanto mundial como español, en el futuro.




De hecho, el petróleo supondrá casi la mitad de la demanda energética en 2030, si bien experimentará un paulatino debilitamiento debido en parte al incremento del uso de biocombustibles, los vehículos eléctricos y el gas natural, pasando de 46 millones de toneladas equivalentes (Mtoe) a 37 Mtoe. El gas natural ocupará el segundo lugar y se espera que aumente paulatinamente su participación en el mix de energía debido a la sustitución del petróleo en las calefacciones de edificios residenciales y comerciales, a su potencial como alternativa al carbón y al uso moderado pero creciente en camiones y vehículos pesados.

La electricidad representa aproximadamente una cuarta parte de la demanda de energía de España y es en este segmento en el que las fuentes de energía renovables tienen más posibilidades de expansión, especialmente en forma de energía eólica y solar. La capacidad instalada de las renovables, eólica y solar fotovoltaica, se incrementará en España a 47GW y 29GW, respectivamente; frente a los 23GW y 7GW de la actualidad. La capacidad hidroeléctrica se mantendrá constante, mientras que la capacidad nuclear podría reducirse ligeramente.

En cuanto a la biomasa, el crecimiento será sustancial debido a la regulación que exige que el 8,5% del combustible de uso en carreteras se fabrique con biocombustibles con el fin de cumplir con los objetivos de la Unión Europea.



+ INFO: https://goo.gl/st5uQ8

Las aves marinas, en peligro por el calentamiento global

El cambio climático amenaza sobre todo a estas especies debido a las dificultades para alimentarse .

La investigación es de carácter internacional y el equipo de la Facultad de Biología y del Instituto de Investigación de la Biodiversidad (IRBio) de la UB se ha centrado en estudiar la respuesta climática de una población de pardela cenicienta (Calonectris borealis), que cría en el archipiélago canario.

Los biólogos han comprobado que estas aves marinas no han podido adaptar su ciclo reproductor a las nuevas condiciones climáticas marcadas por el cambio global, según el trabajo, que publica la revista Nature Climate Change.
Los profesores de la Facultad de Biología de la UB Jacob González-Solís y Raúl Ramos, que han participado en la investigación, han advertido de que en un futuro el aumento progresivo de las temperaturas del mar podría generar una falta de sincronía entre el periodo de cría y de alimentación de los polluelos y las etapas en que las presas son más abundantes en los océanos.





Esta investigación es el resultado de la colaboración de un amplio equipo internacional de expertos en aves marinas, liderado por la Universidad de Edimburgo, el Centro de Ecología e Hidrología (CEH) y la Investigación Antártica Británica (BAS) del Reino Unido. El trabajo ha analizado los patrones de reproducción de 62 especies de aves marinas entre 1952 y 2016, un período marcado por el aumento significativo de la temperatura de la superficie del mar.

Aves marinas, las más amenazadas

Los biólogos han advertido de que actualmente las aves marinas son el grupo de aves más amenazado del mundo, y el estado de conservación de la mayoría de especies empeora día a día. Según el estudio, las aves marinas no pueden adaptar los ritmos biológicos a los cambios de la temperatura en superficie de los océanos, mientras que sus presas más habituales (calamares, sardinas, etc.) sí están alterando los patrones reproductores como respuesta al cambio global.

Esta falta de sincronía entre los ritmos biológicos de aves marinas y presas puede dificultar la obtención de alimento (decalaje trófico), en especial durante la época de cría y de alimentación de los polluelos, una situación que pondría en riesgo la supervivencia de muchas poblaciones especialmente vulnerables, según los biólogos.

Jacob González-Solís ha detallado que, en concreto, han podido monitorizar la reproducción de las pardelas desde 2001, un hecho que ha permitido contribuir de manera significativa al resultado final del trabajo. "Las conclusiones indican que en las áreas oceánicas del Atlántico y el Mediterráneo se prevé que las especies migratorias de larga distancia serán las más afectadas, ya que habitan al menos en dos áreas diferentes durante todo el año", ha avisado González-Solís.
Sensibles a cualquier perturbación ambiental


Según el profesor Ramos, las aves marinas tienen historias de vida particularmente extremas, con una esperanza de vida superior a la de sus presas, una alta supervivencia adulta, baja fecundidad, y una edad reproductora avanzada. "Estos factores hacen que sean particularmente sensibles a cualquier perturbación ambiental, tanto de manera directa como indirecta", explica.

Según Ramos, "este decalaje trófico entre aves y presas por el calentamiento será especialmente perjudicial en petreles gigantes, fulmarus y albatros, que han mostrado una menor flexibilidad en su fenología de cría, mientras que cormoranes y alcatraces son los que tienen mejor capacidad de respuesta al clima".


+ INFO:  https://goo.gl/rB2aVD